«Sin música, la vida sería un error.»

(Nietzsche)

2.9.10

Track 59: Outro

Siempre pensé en este blog como un espacio de ehm... no sé si diversión, pero sí de ver las cosas desde una perspectiva más light, con mi humor tan simpático y particular (jojojo). Si se fijan en las entradas que este blog contiene, se darán cuenta que las cosas que escribí "en serio" fueron las menos, y que siempre traté de utilizar este medio como distracción.
Está lleno de tontos graves blogueando. De gente que, en vez de salir de la mierda, se entierra más en ella escribiendo sus miserias y teniéndolas en frente, a modo de recordatorio permanente de cuán infelices son y cómo la vida los trata como la callampa. Otro tanto utiliza estos espacios simplemente pa pasarse a caca y enrostrarle al resto de la humanidad cuánto saben de cualquierhueáquequieranponeracá.
Yo nunca quise revolcarme en la misma mierda. Para mí esta hueá fue una distracción que me ayudó en muchas ocasiones en que estaba pal pico y necesitaba poner mi cabeza en otra parte, en otras cosas, en cosas más agradables o que, al menos, me hicieran reír. Porque sé que muchos de ustedes se divertían y reían leyendo mis tonteras, pero mi filtro siempre fui yo misma: si yo me reía con lo que escribía y si yo me reía con lo que dibujaba, entonces eso era suficiente para publicarlo acá. Y no era fácil cumplir con esos dos requisitos, créame.
Más de alguna vez me encontré pensando en sobre qué diablos escribir, porque veía que pasaban los días y no actualizaba esta cosa y sentía una especie de presión por hacerlo. Pero al final las mejores ideas venían de la nada. Se me aparecían, como los espíritus chocarreros del Chavo del 8. Podía ir caminando, en el Metro, en la micro, podía estar viendo tele, conversando con alguien, y de repente SHIN! se me prendía la ampolletita. Y ahí venía la necesidad imperiosa de escribir y escribir. Al principio era sólo escribir, después me dio con dibujar, y tuvo buena acogida jajaja.
Traté de retomar este blog después de lo que escribí sobre el terremoto, pero no pude. Traté, y de hecho tengo algunos borradores, pero... no pude.
Jamás pensé que este blog, donde todo era pa la risa, mezclado con ironía y sarcasmo, terminaría con la hueá más en serio que he escrito ever. Pa mí es fuerte, porque todavía me vienen flashbacks de ese momento y siento la angustia de ese momento y es súper cuático.
Pero ahora me puse a pensar... pensar en que este blog y todo lo que contiene, de una u otra forma es lo que fui durante harto tiempo. Aunque poco escribía sobre cómo me sentía, yo al leerlo puedo recordar en qué estaba internamente al momento de escribir tal o cual hueá. Lo que fui durante harto tiempo, pero que ya no soy. Y no lo soy básicamente porque estos últimos seis meses de mi vida han sido lejos los más cuáticos que he vivido.
La gente es muy hueona, loco. Tiene que esperar a que el Pulento la zamarree con fuerza pa pegarse la cachá. El Pulento ya se manifestó conmigo. Y a pesar del sustito que me pegué, no lo puteo, wn. No podría putearlo, con qué cara, si gracias a eso es que ahora soy lo que soy: una hueona aún más la raja que antes. Una Fran 2.0, por decirs. Creo firmemente en que la sucesión de acontecimientos que he tenido en mi vida estos últimos meses, incluidos los momentos pencas, de cansancio, de agotamiento mental, en fin, todo, fueron algo así como el entrenamiento de un Jedi, y que cada una de esas cosas fue pa mejor.
Hoy, 2 de septiembre del 2010, cumplo 25 años. Y les juro que es primera vez que hago un balance de lo que me ha pasado en el último año que resulte ser positivo, en todo sentido.
El lunes 30 de agosto recién dejó de moverse mi suelo. Sí, para mí el terremoto duró 6 meses. Pero TERMINÓ, y, con paciencia, soporté todo este tiempo básicamente porque siempre creí en que lo que estaba haciendo era no sólo lo correcto, sino lo que quería hacer. Con el alma.
Utilizo estas palabras para bajar el telón y dar por finalizado este blog. Tal vez piensen que le estoy poniendo mucho color, pero de verdad que este espacio en algún momento resultó ser especialmente significativo. Pero ahora estoy en otra volá. Y aunque ahora esté en otra volá, no podía dejar este espacio sin un final como corresponde.

Porque la vida tiene etapas, loco. Y hay que irlas superando.

La vida sigue.

Gracias a TODOS los que alguna vez me leyeron y/o comentaron mis tonteras.

Feliz cumpleaños a mí.




Me gusta estar al lado del camino
fumando el humo mientras todo pasa
Me gusta abrir los ojos y estar vivo
Tener que vérmelas con la resaca
entonces navegar se hace preciso
en barcos que se estrellen en la nada
Vivir atormentado de sentido, creo que esta, sí,
esta es la parte mas pesada

En tiempos donde nadie escucha a nadie
En tiempos donde todos contra todos
En tiempos egoístas y mezquinos
En tiempos donde siempre estamos solos
Habrá que declararse incompetente
en todas las materias del mercado
Habrá que declararse un inocente
o habrá que ser abyecto y desalmado
Yo ya no pertenezco a ningún ismo
me considero vivo y enterrado
Yo puse las canciones en tu walkman
el tiempo a mi me puso en otro lado
Tendré que hacer lo que es y no debido
Tendré que hacer el bien y hacer el daño
No olvides que el perdón es lo divino
Y errar a veces suele ser humano

No es bueno nunca hacerse de enemigos
que no estén a la altura del conflicto
Que piensan que hacen una guerra
y se hacen pis en la cama como chicos
Que rondan por siniestros ministerios
haciendo la parodia del artista
Que todo lo que brilla en este mundo
tan solo les da caspa y les da envidia

Yo era un pibe triste y encantado
de Beatles, Caña legui y maravillas
los libros, las canciones y los pianos,
el cine, las traiciones, los enigmas
mi padre, las cervezas, las pastillas, los misterios, el whisky malo,
los óleos, el amor, los escenarios
el hambre, el frío, el crímen, el dinero y mis 10 tías
me hicieron este hombre enreverado
si alguna vez me cruzas por la calle
regalame tu beso y no te aflijas

Si ves que estoy pensando en otra cosa
no es nada malo es que paso una brisa
la brisa de la Muerte enamorada
que ronda como un ángel asesino
Mas no te asustes siempre se me pasa
es solo la intuición de mi destino

Me gusta estar al lado del camino
fumando el humo mientras todo pasa
Me gusta regresarme del olvido
para acordarme en sueños de mi casa
El chico que jugaba a la pelota
del 49585
nadie nos prometio un jardín de rosas
hablamos del peligro de estar vivos

No vine a divertir a tu familia
mientras el mundo se cae a pedazos
Me gusta estar al lado del camino
Me gusta sentirte a mi lado
Me gusta estar al lado del camino
Dormirte cada noche entre mis brazos
Al lado del camino
Al lado del camino
Al lado del camino
Es mas entretenido y mas barato
Al lado del camino
Al lado del camino.

Al Lado del Camino
Fito Páez
Abre (1999)




2.3.10

Track 58: Pipeño + helado de piña

Todavía estoy shockeada por todo lo que pasó. Recuerdo momentos, fotos, sensaciones de lo que me pasó y no sé si llorar de alegría o de pena. Tengo en sentimientos encontrados con toda esta weá, pa ser sincera. Y como sé que varios me van a preguntar qué cresta me pasó, prefiero contarlo de una sola vez y que lo lean todos. Así no tengo que re-escribir mil veces la misma historia, y por ende no revivirla. Me da miedo. Porque, de hecho, esta weá no la cuento dos veces. Así viví yo el terremoto del 27 de febrero del 2010:

Viernes 26, 2pm: me meto al computador y a MSN. Me encuentro online con el Hugo, un amigo con quien estábamos planeando hace algunos días un viaje a la playa que, por distintos motivos, había funado. La idea original era irnos el martes y volver el sábado, junto a otros amigos, y recorrer el litoral entre la 7ma y la 5ta región. Si, nuestro destino eran todas esas playas que ahora aparecen en la tele echas mierda por el tsunami. Finalmente, y ante el fallido intento original, habíamos pensado luego irnos el viernes a Santo Domingo y volver el sábado. No pensamos en volver el domingo porque demás que estaba la carretera repleta de veraneantes volviendo a Santiago, así que para evitarnos eso, la idea era irnos el viernes a mediodía y volver el sábado al anochecer; así aprovechábamos todo el día. Pero hasta última hora no teníamos certeza de si íbamos o no. Y tal como decía, a las 2 de la tarde se conecta mi amigo y me pregunta qué onda, si vamos o no a la playa. Me dijo que llamara a otro amigo (Gonzalo), y le preguntara si se animaba. Y Gonzalo se animó. Así que a las 6 de la tarde de ese mismo día íbamos partiendo a Santo Domingo a acampar. Miedo no teníamos, pues el Hugo (que además era conductor de la camioneta en que íbamos) conoce de sobra el lugar. Años de años yendo con su familia a pescar y a wear pa allá; conocía cada lugar a la perfección.

Sábado 27, 12am: ya instalados en el lugar escogido, que quedaba a unos 25mts de la orilla del mar, bajamos y estuvimos conversando ahí un buen rato. Comentábamos lo agradable que estaba la noche, no hacía nada de frío. Y la luna que estaba precisa, pues iluminaba el lugar de manera excepcional. Todo iba perfecto. Conversábamos sobre lo de siempre, los otros weones que tenemos en común, sobre la vida, sobre planear nuestras vacaciones del próximo año con anticipación. Vacaciones que tenían como destino más probable todo lo que hoy se conoce como "zona de catástrofe". Una extensión de la misma zona que teníamos pensado cubrir en el viaje que habíamos ideado originalmente para esta semana. Hablamos de lugares que hoy día prácticamente ya no existen, porque se los llevó el mar.

Sábado 27, 2:30am: luego de harto rato weando al lado del mar, les digo a mis amigos que mejor subamos hacia donde habíamos armado la carpa y teníamos la camioneta. Llegamos de vuelta y estuvimos otro rato conversando al lado de una fogata. Me acuerdo que estaba que me meaba, y no me quedó otra que mear ahí po. Al principio me dió cosa, pero después como que me familiaricé con el asunto. La cosa es que eran aproximadamente las 3:15am y decidimos ir a dormir. Me tomé mi pastilla pa dormir y listo.

Sábado 27, 3:30am: entramos a la carpa, nos metimos dentro de los respectivos sacos de dormir y nos pusimos a conversar, mientras llegaba el sueño. No alcanzaron a pasar ni 5 minutos de eso cuando empezó a temblar. Sentimos un ruido de ultratumba que no se me va a olvidar en mi puta vida, y lo único que atinamos a hacer fue a salir tal cual estábamos y correr dunas arriba (estábamos en un sector de hartas dunas, y donde había lugares en altura, así que era weá de correr para quedar más seguros). Al salir de la carpa traté de pararme y no podía. La sacudida del terremoto de mierda me tiró al suelo como tres veces, mientras sentía cómo se caían y quebraban botellas, tazones y vasos, y cómo todo se caía de la mesa que habíamos armado. Corrimos aproximadamente 20mts. y Gonzalo decide devolverse para buscar algunas cosas necesarias, como algo para abrigarnos y las zapatillas para poder seguir corriendo dunas arriba. Mientras corría devolviéndose, le dije "TRÁEME MI BOLSO!!!", haciendo alusión a mi cartera, donde tenía las weás más necesarias, como plata, mis documentos y además las llaves de la camioneta, que Hugo me había encargado un par de horas antes. Mientras, la tierra seguía sacudiéndose y le decía al Hugo "Weón, esta weá es un terremoto. Weón, dime que esta weá no nos está pasando aquí y ahora", mientras sentía que el corazón ya se me salía y lloraba sin lágrimas; ese llanto seco, angustioso. Volvió Gonzalo, nos pusimos las weás mientras seguíamos caminando y me saqué la cresta. Aún me duelen las rodillas del golpe que me pegué entre piedras y arena, y seguimos caminando y corriendo, para llegar lo más alto que pudiésemos luego, y mirando cada cierto rato hacia la playa para ver si lográbamos distinguir si el mar se estaba recogiendo o no.

Sábado 27, 4am: nos alejamos como 2km del lugar donde estábamos originalmente. La camioneta apenas se distinguía, se veía pequeñita, y en un momento notamos que empezó a entrar agua porque la espuma blanca del mar relucía con la luz de la luna. A lo lejos, se veía como si el mar hubiese rodeado el lugar donde estábamos, pero no lo hubiese tocado. Así que hicimos lo más lógico: esperar ahí a que amaneciera y recién ahí ver si podíamos bajar e irnos. Y aunque estábamos a la cresta y más encima en altura, nada me parecía suficiente. Lo único que quería era seguir subiendo, pero luego nos topamos con una bajada para volver a subir por un bosque, y desistimos de meternos ahí porque la vegetación nos iba a dejar la poca ropa que teníamos mojada, y eso iba a cagarnos aún más. Así que nos devolvimos, pero esta vez, como teníamos perspectiva, escogimos las dunas más altas, nos subimos ahí y nos sentamos a esperar que amaneciera. Según supe, acá en Santiago no hubo tanta réplica, pero yo me senté en esas dunas y nunca dejó de temblar... temblores casi imperceptibles o réplicas de 5 o 6 grados, pero no paró de temblar. La tierra retumbaba con cada remezón de mediana intensidad, y el ruido que se escuchaba era terrible. Y distinguíamos con tal claridad ese ruido porque nosotros estábamos en medio de la nada. Lo único que escuchábamos era eso y el ruido del mar, cada vez más fuerte, pero aún lejos. Los que vivieron el terremoto en sus casas o cerca de lugares con construcciones, sintieron todo el ruido de los derrumbes, las cosas que se quebraban, los muebles que se sacudían, botando todo lo que contenían. Nosotros sólo veíamos a lo lejos cómo las luces de los condominios se apagaron definitivamente y cómo empezaron a circular hartos autos, seguramente buscando más altura, alejarse del lugar o simplemente, volver a la casa. Intenté sintonizar alguna radio con el pendrive (que estaba en mi bendito bolso), pero no hubo caso. Tratábamos de llamar a nuestras casas como locos, y nada. Todas las líneas colapsadas.

Sábado 27, 6:30am: empezaba lentamente a amanecer, y estábamos en el momento más oscuro de la noche. La luna ya había desaparecido, pero el sol no aparecía nunca. Recordé que andaba con una botella de agua mineral en el bolso, así que tomamos agua de ahí (bendito bolso). Intenté nuevamente sintonizar alguna radio con el pendrive, y ahora sí pude. Y cuando escuché y supé que de verdad había sido terremoto y que el epicentro fue en Concepción, no lo podía creer. Me imaginaba que si en la 5ta región la sacudida había sido tan fuerte, la 8va y 7ma debían estar a esas alturas prácticamente en ruinas. De cueazo logró entrar a mi celular una llamada de mi hermano, así que logré comunicarle que estaba bien y saber que mi familia estaba bien, y aproveché de decirle que llamaran a las casas de mis amigos pa que sus familias supieran que estábamos bien. En eso, dieron las 7am, amaneció y empezamos a pensar qué cresta hacíamos. Mi opción era quedarnos ahí hasta que saliera el sol completamente, ya que durante la noche se había acumulado algo de neblina que podría habernos impedido ver bien, y llamar a los pacos pa saber qué mierda pasaba y qué podíamos hacer. Pero mis amigos no quisieron, y prefirieron bajar luego para agarrar las weás e irnos rápido.

Sábado 27, 7:15am: al bajar, nos topamos con el espectáculo: el mar se había llevado todas nuestras cosas, que aparecían flotando en medio de una especie de piscina de espuma y agua que se había formado al otro lado de la duna donde estaba la camioneta. De hecho, la camioneta misma se movio un poco, pero seguía ahí en pie, firme. Y ya que la piscina no era honda y nuestras cosas no estaban tan lejos, decidimos con Gonzalo meternos al agua y sacar lo que pudiéramos, mientras Hugo revisaba la camioneta y trataba de hacerla andar. Al final recuperamos un bolso mío con ropa y una mochila, los tiramos atrás y cuando íbamos a subirnos a la camioneta para partir, viene una réplica muy muy fuerte, que casi nos bota al suelo nuevamente. En ese minuto, mi amigo que conducía la camioneta y la tenía lista pa partir, dijo 'QUE MIERDA HACEMOS? VOLVEMOS ARRIBA O PARTIMOS?'. Y la respuesta automática fue 'vámonos luego de esta weá weón'. Así que partimos.

Sábado 27, 7:30am: como si nos metíamos a las dunas cagábamos porque podíamos volcarnos, no nos quedó otra que irnos por la orilla de la playa. El mar se cachaba cuático, pero no lo suficiente como para pensar en un tsunami o similares. Íbamos bien, hasta que nos topamos con una vertiente que atravesaba la playa a lo ancho, por ende teníamos que pasar sobre ella para seguir el camino. Se bajó Gonzalo y midió la profundidad de la weá y era bajita, así que pasamos. El problema vendría con la segunda vertiente que nos topamos, que traía mucha agua y se notaba harto más profunda. En ese momento, volví a insistir en que nos quedáramos ahí y llamáramos a los pacos, pero el que conducía dijo 'no, mira, si nos metemos un poco hacia adentro del mar, ahí está más bajo y logramos pasar'. 'Estai seguro, weón?' le pregunté. Y no, no estaba seguro, pero al final no la pensó dos veces y se tiró al agua. Y cuando pensábamos que ya había pasado lo peor, nos encontramos con otra situación culiá que sí que sería lo peor: la camioneta se quedo estancada en el agua, justo en el momento en que de la vertiente bajaba más y más agua, que se estancaba al rodear la camioneta, y las olas del mar se veían más cuáticas, seguramente producto de la fuerte réplica que sentimos antes de partir. En ese minuto, el que conducía trataba y trataba de pasar y nada. Y el agua se empezó a asomar por el piso de la camioneta y las olas golpeaban contra las puertas y se veía cómo saltaba el agua contra los vidrios. Ahí Gonzalo, mi amigo que iba de copiloto, dijo 'bajémonos. AHORA'. Y sin pensarlo dos veces, se bajó, rodeó la camioneta por delante y me sacó a mi de la parte de atrás. Al abrir la puerta y bajar, caché que el agua nos llegaba hasta poco más arriba de la cintura, y más encima con oleaje fuerte. Hugo salió del agua como pudo, mientras Gonzalo, que me sacó, me agarró de una mano, mientras con la otra yo agarré mi bolso (bendito bolso) y tratábamos de salir, pero no estaba fácil. El agua me botó, pero mi amigo nunca me soltó, mientras yo tragaba y tragaba agua salada y en los pocos segundos que salía a respirar le rogaba que no me soltara. Gracias a Dios, Yahve, Alá, Buda, o la deidad que quieran, este weón sabe nadar y además tiene fuerza. El weón me arrastró fuera del agua. Si no es porque ese weón no me soltó, yo ni siquiera estaría sentada acá ahora. Juro que pensé que me moría, sentía que me estaba ahogando y era desesperante. Salimos del agua finalmente y yo no la podía creer. Casi me morí. Y este loco que me sacó lo único que atinaba era a abrazarme y decirme que ya había pasado la weá, que me calmara. Porque yo de verdad que estaba pa la cagá. Y lo sigo estando, de hecho. Y no solté mi bolso, aunque pense soltarlo, pero justo vino una ola que nos tiró hacia afuera. La camioneta quedó en el agua. Al poco rato que logramos salir de ahí, miramos hacia atrás y el agua la había cubierto por completo. Después se volvía a asomar, pero en otra posición. En suma, perdimos todo lo material que andábamos trayendo. Pero al menos estábamos vivos. Vivos y en shock, por cierto. Y ahí ibamos caminando por la playa con pinta de náufragos, todos mojados, llenos de arena, pero vivos. Lo demás nos importaba callampa. Caminamos ene rato, una media hora aproximadamente, para recién poder ver una construcción que era un lugar de descanso de una congregación de curas o algo así. Y estaba súper alto. Para llegar ahí tuvimos que atravesar 2 o 3 vertientes más, que por suerte no eran hondas. Luego caminar por un camino de maicillo súper inclinado, mientras uno de mis amigos gritaba pidiendo ayuda. Llegamos al lugar, había una sola familia, que más encima se estaba yendo a Santiago, porque el lugar donde estaban quedó pa la cagá. Y el auto iba lleno, así que no nos podían llevar. El loco nos pasó una botella con agua y al tomar me sentí un poco mejor, porque después de toda el agua salada que tragué, me había ido todo el camino escupiendo para sacarme la sensación culiá de la boca.

Sábado 27, 8:45am: no nos quedó otra que seguir caminando hasta encontrar a alguien que nos ayudara, alguien que nos prestara un teléfono o encontrar un retén de carabineros, ya que con la escapada de la camioneta en el agua nuestros celulares murieron. Caminamos alrededor de 1:30hr. más, hasta llegar a una calle que daba a la entrada del condominio Las Brisas de Santo Domingo. Miramos hacia atrás y estábamos tan lejos que ya ni el mar lográbamos distinguir desde ahí. Y estábamos muy alto en comparación con el nivel del mar. La cosa es que un weón buena onda nos llevo en camioneta hasta el retén de Santo Domingo, ya que él también iba hacia allá. Nos subimos en la parte de atrás de la camioneta e íbamos como pollitos, muertos de frío por la mezcla de lo mojados que estábamos más el viento a mil por hora que sentíamos ahí atrás. Yo tiritaba y me sentía como el hoyo, pero parece que el instinto de supervivencia es más fuerte, y como lo único que queríamos era salir de ahí luego, nos aguantamos esa sensación de frío culiao como 20 minutos. Hasta que llegamos donde los pacos y nos dijeron que no podían ayudarnos, porque no tenían línea para hablar por teléfono ni tampoco podíamos dejar una constancia por la camioneta perdida porque no tenían sistema. Salimos y afuera estaban los bomberos. Ya empezaba a sentir náuseas y me empezaba a pasar la cuenta la pastilla que me tomé para dormir, que al final con la adrenalina no me hizo nunca efecto, así que me acerqué a un bombero para explicarle la situación y ver si nos podía ayudar. La weá es que ahí, tratando de explicarle al bombero, no me salían las palabras, me enredaba entera y, POR FIN, pude llorar con lágrimas. El desahogo culiao que sentí es inexplicable. Me abrigaron (lo único que tenía de ropa era una polera, un pantalon y las zapatillas) y nos trataron de aconsejar para poder llegar a Santiago luego. Los bomberos me querían llevar a la posta porque me encontraron pal hoyo, pero yo les dije que no, que necesitaba comer algo y me iba a poner bien. Al final ellos mismos me pasaron unos dulces y vamos andando nomás, porque no queríamos pasar más tiempo en ese lugar. Cruzamos el puente que une Santo Domingo y San Antonio caminando, porque lo tenían cerrado debido a las trizaduras que había sufrido con el terremoto. Sólo dejaban circular vehículos livianos, pero pasaban pocos y todos llenos, así que nadie nos llevó. Ahí caminamos alrededor de media hora más. Salimos y llegamos a una esquina, y cachamos otra réplica. En eso para un colectivo fuera de servicio, deja a una persona y de puro ascurrios le pedimos ayuda. Y nos llevó. Nos dijo que lo que más nos convenía era llegar hasta la autopista del sol y ahí hacer dedo a algún camión pa que nos llevara. Nos dejó ahí en la autopista, nos bajamos y empezamos a hacer dedo. Paró un tipo en un jeep, pero no nos servía porque iba pa Valparaíso. Y de repente, como una aparición divinars, le hacemos deo a un camión blanco y la weá para. Se bajó el chofer, nos preguntó qué onda y pa dónde íbamos. Y venía a Santiago. En menos de 5 minutos haciendo dedo ya veníamos, por fin, de vuelta a nuestras casas. Lo ideal hubiese sido haber podido contactar a los papás de alguno de mis amigos pa que nos fueran a buscar, pero con el colapso de las líneas telefónicas fue imposible. Poco más allá el chofer recoge a otro camionero que estaba haciendo deo y se ponen a hablar del terremoto. Y ahí recién cachamos de la weá de la que nos habíamos salvado.

Sábado 27, 11:30am: por fin, llegué a mi casa. Lo único que quería era ver a mi mamá. Entré y la casa estaba toda revuelta, pero la estructura intacta. Dejé mi bendito -y mojado- bolso y partí al patio a ver dónde estaba mi mamá. Y me encuentro con la mitad de una de las murallas laterales del patio en el suelo. Ahí como que me pegué la cachá. Se me pasó todo por la mente, desde lo primero a lo último que he contado. Todo. Me puse a llorar y conté lo que nos había pasado en la mañana. Mi mamá no la podía creer, y la única weá a la que atinó fue a abrazarme y a llorar conmigo. Después se me empezaron a agarrotar las piernas con el esfuerzo físico que hice, y llegó un punto donde el dolor era tan fuerte que ni siquiera podía caminar.

Aún sigo muy adolorida, de los brazos, espalda y piernas. Y a cada rato me acuerdo de la weá que me pasó, y trato de evitarlo. Por eso prefiero contarlo en detalle una sola vez.

Sé que hay gente que no va a poder contar una historia así, sencillamente porque no se salvaron. Saludos y fuerza para todos los que perdieron familiares o amigos, y para quienes perdieron sólo cuestiones materiales: da lo mismo. Las weás se compran, la vida no.

Agradezco que estoy viva. En serio.

Saludos.








The Day I Tried To Live
Soundgarden
Superunknown (1994)

8.2.10

Track 57: Potpourri.

Hace muuucho tiempo que no escribía acá. Por lo mismo, perdí la práctica, así que no esperen un post a toda zorra e hiper mega bacán porque lo más probable es que no lo sea. Esta no es una de esas vueltas a toda raja como la de Faith No More o Rage Against The Machine. Más bien, es como la vuelta de algún olvidado artista kitsch a los escenarios sexualmente tránsfugos de la Blondie o a las parrilladas bailables de La Tuna (esa weá que queda ahí en Maposho, cerca del Aplaplac).

Es por eso que, atendiendo a las múltiples cuestiones en las que he pensado en estos 296 días sin postear, es que voy a hacer un resumen de todas las ideas pulentas que se me ocurrieron en este tiempo. Mentira. En verdad voy a enumerar las hueás que se me ocurrieron pero que encontré que no daban para un post entero, así que las fui dejando inconclusas en el camino. Y como todo ahorro es riqueza (como dice Tsu) y la crisis económica aún no termina, no estamos en condiciones de desperdiciar nada. Ni mucho menos las ideas hueonas que se me ocurren. Así que, nuevamente, aquí vamos...

1) ¿Se han dado cuenta de la cantidad de soluciones estéticas momentáneas que hay circulando en el comercio? Desde los adminículos que reducen lo inrreducible hasta aquellos que agrandan lo inexistente, podemos encontrar una variedad abismante, como esas fajas a presión, calzones hasta los pezones y sostenes hasta el pubis que prometen reducir de 1 a 2 tallas tan sólo poniéndotelos. MENTIRA. Te reducen una talla de cintura, pero te agrandan el culo o los rollos de la espalda, porque puta, la cuestión no hace milagros, y no es que la grasa se vaya milagrosamente, sino que más bien, y gracias a las bondades de la ropa a presión, se redistribuye dándote un aspecto final que crees envidiable, pero la verdad es que más bien parece extraño. Nadie tiene la espalda, los brazos, las manos, el poto, las piernas y los pies TAN gordos y con una cintura TAN pequeña. Pero, ¿qué importa, no? Igual te creís rica caminando toda tiesa. "Divina proporcion" my ass. Da Vinci, sacúdete en tu cripta.
Por el lado de los rellenos, tenemos agrandadores de pechugas, de trasero y de paquete de los más diversos materiales. Esponjas, algodones, guaipe, silicona y hasta calcetines son utilizados para hacer más prominentes las áreas sexuales de nuestro cuerpo. Supongo que dicho comportamiento se deberá a algo así como una especie de rito de apareamiento: el pavo real extiende su hermoso plumaje para atraer a la hembra; el hombre, se pone calcetines en el paquete para atraer a la hembra. Y lo supongo porque nadie se pone esponjas en las pechugas pa hacer el aseo en la casa cuando ya está casada. No. Se las ponen para salir a maraquear conocer gente a algún local nozzzturno.
El punto, ya sea en el caso de reducir o agrandar, es el mismo: ¿qué sacan con ponerse tanta hueá si en pelotas llega la hora de la verdad? Al final, se ofrece un producto que no es. Es como que te den un regalo envuelto hermosamente, y en una caja bien grande, para darte cuenta, una vez que lo abres, que en realidad es un llavero todo cagón. Es como darte cuenta de que el viejito pascuero con el cual te sacaste fotos cuando pendejo en realidad era un viejo curao que andaba haciendo gambas pa un bigoteao. Mal.
El punto es: o te haces un cambio radical y definitivo (o sea, cirugía -pero no en Tacna porque puedes terminar peor de lo que entraste) o mejor admites tu condición de pobre y además feo y deforme. Hay más dignidad en eso (¿o no?).


2) Se murió Michael Jackson. Un minuto de silencio y un Pato Yáñez en su honor.



3) Página a la q
ue me meto a buscar algo para bajar (para crackear programas, para bajar torrents, lo que sea), es página plagada de banners de minas chupando picos o prestando el chiquitín. ¿Y alguien se preocupa de advertírtelo? NO. Me parece invasivo. Que entres a buscar un plugin para el Winamp y te metan, literalmente, el pico en el ojo, es fuerte.
Igual es buen negocio, si consideramos que el 80% de los entes asiduos a ese tipo de páginas son ñoños sin vida y, por ende, sin mina. O sea, consumidores frenéticos de porno por excelencia. Y es que claro, Manuela es la compañera ideal: no le llega la regla, no le duele la cabeza, no tiene reparos en hacerlo a cualquier hora y en cualquier lugar, no le gusta el pelambre, no se hace atados por huevadas y, mejor aún, no tienes que estar pendiente de cómo luce delante de tus amigos (si es que tienes alguno aparte del computador, claro). La raja.


4) Se murió
Sandro. Una cajetilla de Marlboro corriente en su honor.


5) Me acordé de una hueá muy idiota: cuando era chica (10 años aprox.) iba donde una compañera de colegio que vivía como a una cuadra de mi casa a jugar, y las muy mongólicas salíamos a la calle y hablábamos en un lenguaje culiao inventado (algo así como un inglés chamullento) o con acento argentino o español para que creyeran que éramos extranjeras. Y jurábamos que lo hacíamos la raja, pero ahora que lo pienso, la gente que nos quedaba mirando y que nosotras creíamos que pensaban "oh, mira qué bacán, son de otro país", en realidad estaban pensando "puta las pendejas hueonas". Darme cuenta de esto sólo es comparable a la desilusión del viejo pascuero adicto al bigoteao. Gracias, adultez.


6) Se murió la Concertación. So fucking what.



7) Hace un rato estaba, como todos los días -religiosamente- leyendo LUN y me topé con esto. La verdad es que me importan una raja las gringas en Chile, el punto que quiero destacar es la nota que está abajo a la derecha. Aparece la dueña de la tienda Japi Jane, que se supone es como top para ir a comprar juguetes eróticos (según me han contado). Ahora se preguntarán ustedes, ¿qué diablos es lo que tiene la gringa en las manos? Pues averiguando, encontré que es, nada más y nada menos que un colaless hecho de pastillas de dulce. Oh, qué creativo! Dirán algunos. Oh, me puso ready! Dirán otros. La cosa es que ¿ALGUIEN ME PUEDE DECIR QUIÉN CHUCHA SE COME UN DULCE PASAO A POTO?
La cuestión es que de puro sapa me metí a la web de Japi Jane para ver el precio del adminículo (con fines netamente investigativos, por cierto u_U) y vale la no despreciable suma de 12 LUCAS!!!! Y más encima está hecho de esos dulces que son como pastillas gringas que venden por cantidades industriales y son súper malos, así que ni un brillo. Pa eso mejor me voy en la volá "hágalo usted mismo" y me hago mi propio Candy Colaless de calugón Pelayo. Criollo y sabroso, papá.


8) Se
murió Aylwin. No, mentira.


C'est fini.

Saludos cordiales.



8.4.09

Track 56: Campo de Concentración

Hace algún tiempo, por interés personal y ocio en general, me puse a buscar información en internet sobre distintas técnicas de meditación. Encontré de distintos tipos, bajo distintas etiquetas, recomendadas para distintos tipos de personas. Pero en lo personal, creo que para nosotros como occidentales, todas esas hueás no son sino hobbies dirigidos hacia un tipo específico de persona: los que tienen plata.
¿Se han fijado que siempre que te encontrai con algún huevón que practica una de estas cosas shuper logash son gente de plata, ya sea cuicos asumidos o renegados neojipis? ¿Han visto alguna vez a un dirigente poblacional en una clase de yoga, ponte tú? Yo cacho que es obvio el por qué: sólo una vez que dejan de preocuparte las necesidades más básicas como ser humano -i.e., comida, vivienda, salud y, recientemente, deudas- es que tienes tiempo para pensar en la inmortalidad del cangrejo y todas esas cosas que, en tu vida cotidiana, valen soberano hongo.
Ahora bien, es paradójico el hecho de que esta gente que practica la meditación sean, por una parte, personas que parecen tan ajenas a las reglas, tan libres, y, por la otra, personas que se someten al rigor que implica dejar la mente en blanco. Porque ciertamente meditar implica disciplina, ya que tú no logras en un par de minutos alcanzar el estado necesario: requiere esfuerzo, concentración y práctica; la constancia es uno de los pilares fundamentales. Todo a cambio de la promesa de una vida terrenal más llevadera. Un estado que ciertamente puede ser considerado de vulnerabilidad, del cual a veces se sacan jugosos dividendos. ¿No me cree? Siga leyendo.
Para todos aquellos que no están familiarizados con este tipo de técnicas y que a priori las asocian con algún tipo de religión o movimiento religioso -dentro de los cuales me incluyo-, me encontré con numerosas páginas web donde establecían textualmente que no guardan ningún tipo de relación con eso. Pero es súper gracioso, al menos para mí, que se niegue todo tipo de vínculo con movimientos religiosos mientras que, al mismo tiempo, se presenta a una especie de gurú que fue como el hueón al que se le ocurrió por primera vez que sentándote tales minutos y focalizando en tales hueás ibai a ser un ser humano más pulento. Para muestra, un botón. O sea, loco, si Maharishi Mahesh Yogi (quien, a todo esto, y a modo de Dato Rossa, era nada más y nada menos que el guía espiritual de los Beatles) no es el Jesucristo de la Meditación Trascendental, ¿QUÉ CHUCHA ES ENTONCES?
Lo otro que es muy hilarante es el hecho de que normalmente se cobre por aprender este tipo de conocimientos. O sea, técnicas que se suponen espirituales, atadas irremediablemente a lo más mundano que puede haber: el dinero.
Para seguir con las muestras empíricas, mencionaré a un chanta profesional de lo no mundano: Osho. Este loco postula que la enseñanza y estudio de su volá DEBEN ser pagadas, puesto que el ser humano sólo valora aquello por lo que invierte monetariamente. Sensato, creo. Demasiado sensato, a mi parecer. A este tipo sus seguidores lo pintan como un guía espiritual prístino y puro, encarnación de la verdad máxima de la vida. Y sí, todo ello redunda en lo que ya sospechan: un movimiento sectario a su alrededor.
Y claro, como todo buen líder de secta que se precie de tal, el loco fue un chanta. Al mismo tiempo que enseñaba la necesidad de deshacerse de las necesidades mundanas e introducirse en una nueva dimensión de saber y conocimiento trascendental, el muy chantilly tenía una colección de sendos Rolls Royce y negocios turbios, fue metido preso en 1985 cuando se dirigía a las Bahamas con casi 60.000 dólares y un millón de dólares en joyas, fue deportado de gringolandia y se especulan explicaciones siniestras en torno a su muerte, entre ellas la del mismo Osho, quien, mientras agonizaba, sostuvo firmemente que los gringos lo habían envenenado con quién-sabe-qué-weá mientras lo tenían preso y que eso a la larga le habría provocado la muerte.
¿Y mientras tanto? Osho online nos muestra la faceta más amable de este líder de masas (a.k.a. gente huevona), enseñándonos sobre su doctrina, y ofreciéndote incluso una variada tienda online donde puedes comprar sus CD's y libros de meditación, oferta que culmina con la weá más bizarra que he visto en mucho tiempo: un RESORT. Sí, tal cual. El International Meditation Resort ha sido diseñado para que tú, shuper logo adinerado, puedas ir a perder tu tiempo y dinero en un lugar paradisíaco, ofrecido en el mercado como si de un sopapo para destapar el water se tratase. Nada de trascendental, nada de metafísico, nada de espiritualismo: mundaneidad pura. Qué basura.
Pero no todo es tan chanta, creo. Seguí averiguando un poco más y me sumergí en la tarea -difícil tarea, por cierto- de encontrar algún curso de meditación que no fuese pagado. Para mi sorpresa, finalmente dí con la Meditación Vipassana, cuyo "profeta", S.N. Goenka -quien más parece un abuelito chocho que un neo Jesucristo-, ha implementado la modalidad de instalar "Centros de Meditación" donde se enseña la técnica y que funcionan activamente en muchos países del mundo, cuyo sustento económico se compone básicamente de donativos que envían aquellas personas que ya hicieron el curso en ocasiones anteriores; o sea, los newbies no pagan.
Y como uno de estos numerosos países es nada más y nada menos que Chile, pues me metí en la web donde están abiertas las inscripciones para nuestro país, con la intención de cachar cómo era la volá y pensar si acaso era viable ir a meterme allá, por último para tener la experiencia. Todo bien, hasta ahí. Pero lo que hace sospechoso al asunto es que no sale en ninguna parte a qué lugar específico te llevan, ni tampoco una dirección a la cual acudir presencialmente para recolectar mayor información, ni menos aún números de teléfono fijo: lo único que hay es un número de celular y la posibilidad de contactarte vía e-mail. Raro. Pero así y todo, y dispuesta aún a inscribirme, seleccioné la fecha que me acomodaba y me encontré con un mamotreto nada despreciable con un CÓDIGO DE DISCIPLINA sumamente estricto, donde uno de los primeros puntos establecía que no se permitían personas con desórdenes mentales ni que tomaran pastillas (ahí cagué, de entrada jajaja), para luego establecer los siguientes preceptos:

  1. Abstenerse de matar a cualquier criatura --> o sea que si te toca una mosca ahueoná o te muerde una hormiga, cagaste.
  2. Abstenerse de robar --> aunque técnicamente sería re fácil con todos los locos en trance.
  3. Abstenerse de toda actividad sexual --> te separan entre hombres y mujeres, así que es un warning pa los homosexuales y fitofílicos.
  4. Abstenerse de mentir --> no sé a quién podríai mentirle si no podís hablar con nadie... ¿a tu otro yo, quizá?
  5. Abstenerse de todo tipo de intoxicantes.
  6. Abstenerse de comer después de las doce --> no dice si de la noche o del día, lo cual nos lleva a dos conclusiones alternativas: si se trata de las doce de la noche es una estupidez, porque estai durmiendo; y si se trata de las doce del día, cágate de hambre.
  7. Abstenerse de entretenimientos sensoriales y de llevar adornos --> adiós iPod.
  8. Abstenerse de utilizar camas lujosas --> vas a dormir en un lugar como el hoyo, las donaciones son cagonas, aguántate.
Aparte, debes seguir rigurosamente todas las instrucciones que se te dan, y no puedes conversar con nadie, ni siquiera mediante gestos: debes estar en silencio desde el primer hasta el último día (son 10 días pos loco... atroz). Es más: está estrictamente prohibido todo tipo de contacto físico con cualquier persona. No puedes entrar copete, drogas, pastillas y ni siquiera te dejan fumar: cero posibilidad de partuza. Sólo puedes comer lo que ahí se te sirve, o sea, comida vegetariana (insisto, parece que son cagones los donativos, no alcanza para carne... tal vez por eso te prohíben comer después de las 12, porque no hay más plata para comida jajaja).
Y aquí viene la guinda de la torta: LOS HORARIOS. Loreen:

4:00 a.m. Llamada --> ahh, la hueá míshticaaaa. Como el llamado de la selva n stuff.
4:30-6:30 a.m. Meditación en la sala o en la habitación --> ¿Quién querría meditar a esa hora, por la cresta?
6:30-8:00 a.m. Desayuno (paupérrimo) y descanso.
8:00-9:00 a.m. Meditación en grupo en la sala --> ¿y pa qué en grupo si no podís interactuar de ninguna manera con nadie?
9:00-11:00 a.m.Meditación en la sala o en la habitación según las instrucciones del profesor --> según si el profe anda con la ruler o no, ahí decide.
11:00-12:00 a.m. (Una cagá de) Comida
12 a.m.-1:00 p.m. Descanso y entrevistas con el profesor --> '¿Maestro, podría usted hablarme de Osho?'
1:00-2:30 p.m. Meditación en la sala o en la habitación --> en la habitación pos papá, aprovechamos de pegarnos una siestecita.
2:30-3:30 p.m. Meditación en grupo en la sala
3:30-5:00 p.m. Meditación en la sala o en la habitación según las instrucciones del profesor
5:00-6:00 p.m. (Una porquería de) Merienda y descanso
6:00-7:00 p.m. Meditación en grupo en la sala
7:00-8:15 p.m. Charla del maestro en la sala --> ahí una vez que ya estai ahueonao con el hambre, la falta de sueño y las horas de pensar en NADA, el maestro te vende la pomá. Priceless.
8:15-9:00 p.m. Meditación en grupo en la sala
9:00-9:30 p.m. Preguntas en la Sala --> 'Maestro, no he podido meditar en todos estos dias... ¿será porque paso cagada de sueño y hambre?'
9:30 p.m. Acostarse. Se apagan las luces --> Y no te muestran ni a tata Colores.

¿Semejanzas con otro tipo de encierro? Juzgue usted mismo. De más está decir que desistí de toda intención de meterme a esa hueá. Parece reformatorio o convento. O en volá, campo de "concentración".

Como sea, si tienes espíritu de milico new age, ¡aún hay cupos para septiembre!


Eso es to- eso es to- eso es to- eso es todo, amigos!

Saludos.

So crucify the ego, before it's far too late
To leave behind this place so negative and blind and cynical,
And you will come to find that we are all one mind
Capable of all that's imagined and all conceivable...

Just let the light touch you
And let the words spill through
And let them pass right through
Bringing out our hope and reason...

... before we pine away.






Reflection
Tool
Lateralus (2001)
Zoo Entertainment

8.3.09

Track 55: Pan en tu camino.

Ayer estuve todo el día pendiente de Gmail. Siempre lo hago, a pesar de que me llegan pocos mails, por no decir casi ni uno.
Pero ayer, sí, ayer, al atardecer, vi aquella pestaña de Firefox que decía "Gmail - Recibidos (1)".
Me metí presurosa a leerlo, añorando buenas nuevas, pero en cambio me encontré con esto:


Asunto: More oorgasms.

New Orgasm Enhanceer
Click HERE

Intolerable, and i was glad to leave him. It was in the range
of mountains northeast of taif, and from a distance i have
got their records at home men to action? What was jesus'
ambition? Paul's? Decrepitude? Shorn of kingdom, deprived
of kinsmen.


Sí: era spam la weá.

Igual debe ser pulento tener oorgasmos. En volá son como los orgasmos.

Eso. Chao.

P.S.: ¿alguien entendió el párrafo que viene después? =/

7.1.09

Track 54: As long as you love me, Eddie

Vienen los Backstreet Boys. Ahora po. Después de como 3 años moquillando por ellos cuando era chica y me sentía tan TAN frustrada porque no los fui a ver al Festival de Viña y me tuve que conformar con verlos en la tele, admirando su belleza e imitando sus mongólicos pasos de baile.
Una vez conté acá esa historia demencial en la que inocentemente caí. Me acuerdo y me da risa.
Pero ustedes bien pueden estar preguntándose ¿TODAVÍA EXISTEN ESOS TIPOS? Sí pos. De hecho, han sacado un par de discos desde que se les perdió la fama. Obviamente, sin tanto éxito como los primeros. Y sinceramente, creo que no es que tengan muchas fans nuevas que los sigan. Más bien, creo que la mayoría de las cabras que los siguen ahora no son sino las talibanes de antaño. Por cierto, ya están grandes y viejotas. Pero es como si nunca hubiesen evolucionado a algo mejor, manteniendo ese espíritu pre-púber vigente.
Igual es como triste imaginarme ese Movistar Arena lleno de fanáticas chillonas que aún fantasean con esos tipos, a pesar que ya deben haber superado hace rato la barrera de los 20 años (... pensar que en ese mismo lugar tocó Nine Inch Nails en octubre del año pasado... qué glorioso concierto). Por cierto, supongo que esas inocentes fantasías infantiles de conocerlos y pololear con ellos tomaditos de la mano y con puros besitos sin lengua se han transformado en sendas películas XXX con los chiquillos esos. Aterrador.
Estaba sapeando en Facebook y me encontré con el evento que se formó a propósito de su venida. Ví caleta de minas viejas emocionadas con la cuestión. Pero lo más freak fue que onda se están poniendo de acuerdo para hacer una hueá muy mongola: que todas llevarán unos corazones rojos bien grandes para que, en la última canción (que ya saben cual es... es que son terrible de poco predecibles), los exhiban a los ídolos en cuestión, manifestando su amor pendejo incondicional. Más aún: estaban onda advirtiendo a unas locas de otro país - que al parecer manifestaron intenciones de copiar la iniciativa- que no les robaran la idea, porque era una idea original de las fans chilenas y hueá. Para que vean que también hay gente pelotuda en otras latitudes.
Y si hablo de gente poco "evolucionada" no me refiero precisamente a que yo sea terrible de evolucionada y que ya encontré la verdad de la vida, sino a que, pucha, como que los cabros en realidad cantan cosas bien mamonas que más bien te identifican cuando eres chica que cuando ya estás más madurita, donde enfrentas otro tipo de problemáticas y no todo es tan inocentón. Es como que se quedaron en una burbujita y nunca se pegaron la cachá.
Es más: tengo una amiga con la que me unía ese fanatismo de antaño. De días gloriosos de We've got it going on y de Get down. Coincidentemente, es la misma amiga con la que nos sumergimos en esa sórdida historia parasicológica al peo. Y me contaba de la emoción que sentía y todo lo que pagaría por ver a los BSB de cerquita, que iba a gritar como desaforada pero que iría sola al recital. Claro pos, con quién va a ir si es la única del grupo que se mantiene en la misma volá. Igual fue lucrativo y práctico para mí, ya que me compró todos los discos, singles y VHS originales que tenía de ellos. Aunque a ratos como que me arrepiento de haberlos vendido. Es que tiendo a ser cachurera pa mis cosas y como que no sé, representa una bonita etapa de mi vida (me fui en volá cebollenta). Aparte, tengo que reconocerlo, igual de repente me da por escuchar los éxitos de antaño por los que tanto chillé. Algo así como placer culpable, salvo que no siento culpa, ya que no me quedé forever en esas volás de tiza. Por suerte.
Es que puta, es rara esta cuestión. Se supone que el pop burdo que te venden en la radio es música pasajera, que cambia constantemente, porque es un público al que sólo le dura la fidelidad mientras la cosa está de moda y vigente. Pero estos hueones ya no conocen la vigencia como desde el 2000. Diferente es el caso, por ejemplo, del rock, donde hay muchos talibanes que se quedan hasta el fin de sus días con su grupo favorito. Tal como sucede con Iron Maiden.

Viene Iron Maiden. Ahora po. Si vuelven todos los años esos chuchesumadres. Nunca me han gustado, la verdad. Y se preguntan ustedes ¿Y ESTOS HUEONES AHORA SE DEDICAN A LUCRAR CON LOS FANÁTICOS TERCERMUNDISTAS? Sí pos. Vienen a cada rato a cobrar y traer su show fome con esa mascota culia que tienen, el Eddie. Yo el único Eddie que respeto y adoro con devoción es Eddie Vedder (Eddiecito (L)). El otro vale callampa.
Sinceramente, creo que los fans de Iron Maiden -hablo de los fans ultrones- sólo pueden ser divididos entre dos seres: los viejotes mayores de 30 que son bacanes porque se visten de negro los fines de semana, siendo que de lunes a viernes tienen que vestirse como cualquier ser humano promedio con camisa y corbata porque ni modo que vayan a la pega con esas poleras que dan cuco (oh sí, cuánto cuco), aquellos que en sus años mozos lucían una cabellera terrible de rockera que se transformo en un peinado corto con gomina. Y los otros son los pendejos sub-18 que recién están descubriendo el mundillo del rock y se engrupen que son metaleros y terrible de bacanes con esa cuestión (pobrecitos).
Lo cierto es que hoy estaba viendo en varias páginas de internet que Maiden ya ha vendido 30.000 entradas para el show que darán en marzo. 30.000 po. 30.000 breas que juran que los gritos me-están-apretando-los-coquitos de Bruce Dickinson son la máxima hueá de la vida. A pesar de lo predecible de sus canciones, pues, si se fijan, todas siguen una estructura similar, donde se hacen infaltables tanto los solos virtuosos como los gritos desaforados de Dickinson.
Jamás he tenido un disco de Maiden. A lo más, intenté escucharlos hace un par de años atrás, pero nunca pude terminar de escuchar un disco entero porque me aburren. Cero innovación. Siguen tocando las mismas cuestiones desde los '80, porque simplemente ésa es la fórmula ganadora. La que sirve. La que genera fans devotos que los seguirán forever, hasta la tumba.
Me imagino a todos esos esperpentos chascones con sus poleras negras, luciéndolas para demostrar lo bacanes y fanáticos que son, dentro de una muchedumbre donde todos lucen igual. Por lo tanto, su afán de ser bacanes se lo tendrán que pasar por cierta parte, porque no les resultará. Ahí son todos bacanes parejitos nomás. No hay distinción. Y no podría haberla, dentro de miles de personajes de negro con las mismas poleras y con las mismas poncheras cerveceras, porque tomar harto copete es muy bacán. Todo rockero sabe que el rock está asociado a la ebriedad. Una pose bien bonita para que la sigan los niños en la casa.


Y ahí todos sueñan con llegar lo más adelante posible. Qué no darían por apretarle un coquito a Dickinson un poquito más fuerte para que alcance tonos aún más agudos, acompañados por el público con gritos culturales del tipo UUUUUUUUOOOOOOOHHH y hueá.
Y es que puta, es predecible esta cuestión. Se da por hecho que el rock está asociado a una conducta que pasa a ser prácticamente un estilo de vida. Un estilo que se lleva a la tumba la mayoría de las veces. Diferente es el caso del pop, asociado a la transitoriedad por excelencia, donde el público que sigue esa onda se aferra a los grupos de los que son fanáticos en la medida en que estén vigente y de moda.

Ahora, y para concluír, resaltaré los puntos en común más notables de las fanáticas de los Backstreet Boys y los fanáticos de Iron Maiden:


- Más que una pasión, un sentimiento: no me vengan con hueás raras. Todos, rockeros y no rockeros, hemos llorado alguna vez con una canción que nos llega al alma. Ya sea la canción de moda en la radio que te identifica con la tristeza de perder al ser amado o la canción rockera cuya letra te cala hondo, probablemente también hablando de cosas perdidas, salvo que en otro tono, con otras palabras. Pero logo, así en volá, el amor es universal, por ende no es que los rockeros no canten hueás mamonas, sino que, al expresarlas con otras palabras y de forma quizá un poco más elaborada, las hacen pasar más piola.

- La emoción de verlos en vivo: puta, si las fanáticas de los Backstreet Boys chillan, los fanáticos de Iron Maiden gritan UUUUUOOOOOOH. Pero todos gritan po. Es la emoción de ver al ídolo sobre el escenario.

- Cachar de memoria la performance: el que me diga que los shows de Maiden no son predecibles, se gana un chirlito. Han venido tantas veces los tatitas que en el fondo los más fanáticos ya saben qué hueás van a tocar; tienen un show armado. De hecho, recuerdo que la última vez que vinieron era como un tour especial donde tocaban canciones de ciertos discos del año del miembro nomás. Las fanáticas de los Backstreet Boys también saben a lo que van. Y ya saben los fanáticos de las corridas por el escenario de Dickinson (que son cada vez menos, vos cachai po, la edad) y las minas los bailes de memoria de los Backstreet Boys.

- La demostración de afecto: si bien encontramos fanatismo en la cosa esa de llevar corazoncitos para mostrar en la última canción, déjenme decirles que eso no es NADA en comparación con el enrostre diario por la vida de los locos que gustan de Maiden. Las minas esas no andan con poleras ni chapitas ni se creen pulentas porque andan con una muñequera negra. Por tanto, para mí, que en Maiden nos encontremos con un mar de poleras negras con el mono culiao ese del Eddie, no es más digno que la intención de los corazoncitos. De todas formas, sería la zorra si los papeles se invirtieran y llegaran los locos a Maiden con sus corazoncitos rojos para demostrarles su amor. Maravilloso po.

- It isn't evolution, baby: sinceramente, creo que ambos tipos de fanáticos son tan limitados que no aceptarán ni tolerarán la existencia de otro tipo de manifestaciones artísticas, ya sea por tener miedo porque son satánicas o por considerarlas poco rockeras y masculinas, por el otro lado. Porque para ser fanático de Maiden hay que ser machito pa tus hueás, na de andar mariconeando.

Y es que en el fondo, si bien son formas distintas de expresar fanatismo, al fin y al cabo es ese el denominador común que los une: la pasión, el sentimiento. Las cosquillas en la guata cuando vas caminando al recital. Si esas cosquillas son las mismas y por el mismo grupo hasta el día de tu muerte o si cambian de grupo de acuerdo a la moda, poco importa, el sentimiento en el momento es igual. Fue eso lo que, en el fondo, me llevó a empatizar con lo que me comentaba toda emocionada mi amiga respecto al recital de los Backstreet Boys: que yo estaría emocionada al mismo nivel (claro que no lo demostraría igual), y estaría dispuesta a pagar la misma plata y aún más por ver a los grupos de mis amores. Así nomás. Aunque no chillaría por ver a esos cabros lindos ni gritaría guturalmente por esos vejestorios metaleros pasados a naftalina. Definitivamente.


... Igual es buena Show me the meaning of being lonely.

Eso.
Saludos.


P.S.: oh que me quedó largo el post. Me fui en volá de Clorinda.

Show me the meaning of being lonely
Is this the feeling I need to walk with
Tell me why I can't be there where you are
There's something missing in my heart





Show me the meaning of being lonely
Backstreet Boys
Millennium (1999)