7.1.09

Track 54: As long as you love me, Eddie

Vienen los Backstreet Boys. Ahora po. Después de como 3 años moquillando por ellos cuando era chica y me sentía tan TAN frustrada porque no los fui a ver al Festival de Viña y me tuve que conformar con verlos en la tele, admirando su belleza e imitando sus mongólicos pasos de baile.
Una vez conté acá esa historia demencial en la que inocentemente caí. Me acuerdo y me da risa.
Pero ustedes bien pueden estar preguntándose ¿TODAVÍA EXISTEN ESOS TIPOS? Sí pos. De hecho, han sacado un par de discos desde que se les perdió la fama. Obviamente, sin tanto éxito como los primeros. Y sinceramente, creo que no es que tengan muchas fans nuevas que los sigan. Más bien, creo que la mayoría de las cabras que los siguen ahora no son sino las talibanes de antaño. Por cierto, ya están grandes y viejotas. Pero es como si nunca hubiesen evolucionado a algo mejor, manteniendo ese espíritu pre-púber vigente.
Igual es como triste imaginarme ese Movistar Arena lleno de fanáticas chillonas que aún fantasean con esos tipos, a pesar que ya deben haber superado hace rato la barrera de los 20 años (... pensar que en ese mismo lugar tocó Nine Inch Nails en octubre del año pasado... qué glorioso concierto). Por cierto, supongo que esas inocentes fantasías infantiles de conocerlos y pololear con ellos tomaditos de la mano y con puros besitos sin lengua se han transformado en sendas películas XXX con los chiquillos esos. Aterrador.
Estaba sapeando en Facebook y me encontré con el evento que se formó a propósito de su venida. Ví caleta de minas viejas emocionadas con la cuestión. Pero lo más freak fue que onda se están poniendo de acuerdo para hacer una hueá muy mongola: que todas llevarán unos corazones rojos bien grandes para que, en la última canción (que ya saben cual es... es que son terrible de poco predecibles), los exhiban a los ídolos en cuestión, manifestando su amor pendejo incondicional. Más aún: estaban onda advirtiendo a unas locas de otro país - que al parecer manifestaron intenciones de copiar la iniciativa- que no les robaran la idea, porque era una idea original de las fans chilenas y hueá. Para que vean que también hay gente pelotuda en otras latitudes.
Y si hablo de gente poco "evolucionada" no me refiero precisamente a que yo sea terrible de evolucionada y que ya encontré la verdad de la vida, sino a que, pucha, como que los cabros en realidad cantan cosas bien mamonas que más bien te identifican cuando eres chica que cuando ya estás más madurita, donde enfrentas otro tipo de problemáticas y no todo es tan inocentón. Es como que se quedaron en una burbujita y nunca se pegaron la cachá.
Es más: tengo una amiga con la que me unía ese fanatismo de antaño. De días gloriosos de We've got it going on y de Get down. Coincidentemente, es la misma amiga con la que nos sumergimos en esa sórdida historia parasicológica al peo. Y me contaba de la emoción que sentía y todo lo que pagaría por ver a los BSB de cerquita, que iba a gritar como desaforada pero que iría sola al recital. Claro pos, con quién va a ir si es la única del grupo que se mantiene en la misma volá. Igual fue lucrativo y práctico para mí, ya que me compró todos los discos, singles y VHS originales que tenía de ellos. Aunque a ratos como que me arrepiento de haberlos vendido. Es que tiendo a ser cachurera pa mis cosas y como que no sé, representa una bonita etapa de mi vida (me fui en volá cebollenta). Aparte, tengo que reconocerlo, igual de repente me da por escuchar los éxitos de antaño por los que tanto chillé. Algo así como placer culpable, salvo que no siento culpa, ya que no me quedé forever en esas volás de tiza. Por suerte.
Es que puta, es rara esta cuestión. Se supone que el pop burdo que te venden en la radio es música pasajera, que cambia constantemente, porque es un público al que sólo le dura la fidelidad mientras la cosa está de moda y vigente. Pero estos hueones ya no conocen la vigencia como desde el 2000. Diferente es el caso, por ejemplo, del rock, donde hay muchos talibanes que se quedan hasta el fin de sus días con su grupo favorito. Tal como sucede con Iron Maiden.

Viene Iron Maiden. Ahora po. Si vuelven todos los años esos chuchesumadres. Nunca me han gustado, la verdad. Y se preguntan ustedes ¿Y ESTOS HUEONES AHORA SE DEDICAN A LUCRAR CON LOS FANÁTICOS TERCERMUNDISTAS? Sí pos. Vienen a cada rato a cobrar y traer su show fome con esa mascota culia que tienen, el Eddie. Yo el único Eddie que respeto y adoro con devoción es Eddie Vedder (Eddiecito (L)). El otro vale callampa.
Sinceramente, creo que los fans de Iron Maiden -hablo de los fans ultrones- sólo pueden ser divididos entre dos seres: los viejotes mayores de 30 que son bacanes porque se visten de negro los fines de semana, siendo que de lunes a viernes tienen que vestirse como cualquier ser humano promedio con camisa y corbata porque ni modo que vayan a la pega con esas poleras que dan cuco (oh sí, cuánto cuco), aquellos que en sus años mozos lucían una cabellera terrible de rockera que se transformo en un peinado corto con gomina. Y los otros son los pendejos sub-18 que recién están descubriendo el mundillo del rock y se engrupen que son metaleros y terrible de bacanes con esa cuestión (pobrecitos).
Lo cierto es que hoy estaba viendo en varias páginas de internet que Maiden ya ha vendido 30.000 entradas para el show que darán en marzo. 30.000 po. 30.000 breas que juran que los gritos me-están-apretando-los-coquitos de Bruce Dickinson son la máxima hueá de la vida. A pesar de lo predecible de sus canciones, pues, si se fijan, todas siguen una estructura similar, donde se hacen infaltables tanto los solos virtuosos como los gritos desaforados de Dickinson.
Jamás he tenido un disco de Maiden. A lo más, intenté escucharlos hace un par de años atrás, pero nunca pude terminar de escuchar un disco entero porque me aburren. Cero innovación. Siguen tocando las mismas cuestiones desde los '80, porque simplemente ésa es la fórmula ganadora. La que sirve. La que genera fans devotos que los seguirán forever, hasta la tumba.
Me imagino a todos esos esperpentos chascones con sus poleras negras, luciéndolas para demostrar lo bacanes y fanáticos que son, dentro de una muchedumbre donde todos lucen igual. Por lo tanto, su afán de ser bacanes se lo tendrán que pasar por cierta parte, porque no les resultará. Ahí son todos bacanes parejitos nomás. No hay distinción. Y no podría haberla, dentro de miles de personajes de negro con las mismas poleras y con las mismas poncheras cerveceras, porque tomar harto copete es muy bacán. Todo rockero sabe que el rock está asociado a la ebriedad. Una pose bien bonita para que la sigan los niños en la casa.


Y ahí todos sueñan con llegar lo más adelante posible. Qué no darían por apretarle un coquito a Dickinson un poquito más fuerte para que alcance tonos aún más agudos, acompañados por el público con gritos culturales del tipo UUUUUUUUOOOOOOOHHH y hueá.
Y es que puta, es predecible esta cuestión. Se da por hecho que el rock está asociado a una conducta que pasa a ser prácticamente un estilo de vida. Un estilo que se lleva a la tumba la mayoría de las veces. Diferente es el caso del pop, asociado a la transitoriedad por excelencia, donde el público que sigue esa onda se aferra a los grupos de los que son fanáticos en la medida en que estén vigente y de moda.

Ahora, y para concluír, resaltaré los puntos en común más notables de las fanáticas de los Backstreet Boys y los fanáticos de Iron Maiden:


- Más que una pasión, un sentimiento: no me vengan con hueás raras. Todos, rockeros y no rockeros, hemos llorado alguna vez con una canción que nos llega al alma. Ya sea la canción de moda en la radio que te identifica con la tristeza de perder al ser amado o la canción rockera cuya letra te cala hondo, probablemente también hablando de cosas perdidas, salvo que en otro tono, con otras palabras. Pero logo, así en volá, el amor es universal, por ende no es que los rockeros no canten hueás mamonas, sino que, al expresarlas con otras palabras y de forma quizá un poco más elaborada, las hacen pasar más piola.

- La emoción de verlos en vivo: puta, si las fanáticas de los Backstreet Boys chillan, los fanáticos de Iron Maiden gritan UUUUUOOOOOOH. Pero todos gritan po. Es la emoción de ver al ídolo sobre el escenario.

- Cachar de memoria la performance: el que me diga que los shows de Maiden no son predecibles, se gana un chirlito. Han venido tantas veces los tatitas que en el fondo los más fanáticos ya saben qué hueás van a tocar; tienen un show armado. De hecho, recuerdo que la última vez que vinieron era como un tour especial donde tocaban canciones de ciertos discos del año del miembro nomás. Las fanáticas de los Backstreet Boys también saben a lo que van. Y ya saben los fanáticos de las corridas por el escenario de Dickinson (que son cada vez menos, vos cachai po, la edad) y las minas los bailes de memoria de los Backstreet Boys.

- La demostración de afecto: si bien encontramos fanatismo en la cosa esa de llevar corazoncitos para mostrar en la última canción, déjenme decirles que eso no es NADA en comparación con el enrostre diario por la vida de los locos que gustan de Maiden. Las minas esas no andan con poleras ni chapitas ni se creen pulentas porque andan con una muñequera negra. Por tanto, para mí, que en Maiden nos encontremos con un mar de poleras negras con el mono culiao ese del Eddie, no es más digno que la intención de los corazoncitos. De todas formas, sería la zorra si los papeles se invirtieran y llegaran los locos a Maiden con sus corazoncitos rojos para demostrarles su amor. Maravilloso po.

- It isn't evolution, baby: sinceramente, creo que ambos tipos de fanáticos son tan limitados que no aceptarán ni tolerarán la existencia de otro tipo de manifestaciones artísticas, ya sea por tener miedo porque son satánicas o por considerarlas poco rockeras y masculinas, por el otro lado. Porque para ser fanático de Maiden hay que ser machito pa tus hueás, na de andar mariconeando.

Y es que en el fondo, si bien son formas distintas de expresar fanatismo, al fin y al cabo es ese el denominador común que los une: la pasión, el sentimiento. Las cosquillas en la guata cuando vas caminando al recital. Si esas cosquillas son las mismas y por el mismo grupo hasta el día de tu muerte o si cambian de grupo de acuerdo a la moda, poco importa, el sentimiento en el momento es igual. Fue eso lo que, en el fondo, me llevó a empatizar con lo que me comentaba toda emocionada mi amiga respecto al recital de los Backstreet Boys: que yo estaría emocionada al mismo nivel (claro que no lo demostraría igual), y estaría dispuesta a pagar la misma plata y aún más por ver a los grupos de mis amores. Así nomás. Aunque no chillaría por ver a esos cabros lindos ni gritaría guturalmente por esos vejestorios metaleros pasados a naftalina. Definitivamente.


... Igual es buena Show me the meaning of being lonely.

Eso.
Saludos.


P.S.: oh que me quedó largo el post. Me fui en volá de Clorinda.

Show me the meaning of being lonely
Is this the feeling I need to walk with
Tell me why I can't be there where you are
There's something missing in my heart





Show me the meaning of being lonely
Backstreet Boys
Millennium (1999)

7 comentarios:

Jannin!!! dijo...

Pa qué decir que en muchas cosas estoy de acuerdo.
Aunq hay algo que me molesta. Hay tantas "cuestiones" que me mareo xD.
Una vez me amenazaron de muerte para que ampliara el vocabulario (acto cruel y poco usual que ahora agradezco), y fue ahí cuando me presentaron las estupideces, las weas, los asuntos, las cosas, y blah blah blah.

Aún así, te encuentro más talentosa que yo al momento de criticar satíricamente.

Saludos!!! =)
PD: Este cometario fue agregado gracias a pecut!

Jannin!!! dijo...

PD2: Me gusta el metal "mamón" de Mago de Oz. Pero los metaleros "de verdad" dicen que esa wea no es metal.
PD3: Nunca me gustaron los BSB. (sana envidia masculina hacia quienes se roban a nuestras chicas con bailes sexualones y letras mamonas diciendo teailoviu.)

Último PD: Comentario dejado gracias a intem

Maynard dijo...

Que quiere q le diga de su alter ego... ESTÁ NOTABLE!! varias hueas de ahí me agradan y otras no las conozco, pero confío en tus gustos asi q voy a bajar harta baratija pa ver si cacho bandas nuevas pa escuchar antes de irme a la playa.

Sobre el comentario este, te encuentro toda la razón. No importa que música sea la q uno goce de corazón, si la huea que importa es justamente GOZARLA... pico si está es un grupo de ya-no-jóvenes con letras mamonas, o un grupo de chascones llenos de guitarras virtuosas que igual no les quitan lo mula de su música (nunca me agradó Iron Maiden). Aunque eso de hacer de la música un estilo de vida es mucho más notorio en los metaleros... y es que la cagó, he conocido CADA SER q se cree malo por escuchar grupos q se escriben con cruces invertidas... y eso q muchos no son pendejos engrupidos, sino q hueones ya harto viejitos y hediondos.

PD1: Me RECAGUÉ de la risa con la foto de "el clon" jakaja

PD2: Ando totalmente vago pa actualizar mi mierda... mucha playa y melón con vino (WOOOOOOOW! QUE VERANO). Y más ensima esta semana al parecer entro a trabajar... ya no aguanto andar sin niuno y necesito del cash pa poder parar las hueas de mi ciudad e ir a vacacionar a algún lugar jamás visitado por mi (el extranjero sería lo ideal). Así q lo veo complicado... aún así este mes prometo escribir algo. El mes suguiente, lo dudo mucho (si el viaje resulta siu).

Saludos mujer
Q tenga unas buenas vagaciones

Maynard dijo...

Y QUE LE PASO AL OTRO BLOG??!!!

D. Sandoval Gómez dijo...

te hace falta escribirle un artículo a la canción BORN TO BE ALIVE de Patrick Hernandez...
¿Por qué te digo esto?
Lo desconozco.

eL_mOnO dijo...

Morí con tu blog, esta buenisimo =D

Voy a darme un tiempo para leer los post, cuando llegue a la casa despues de la pega, por ahora solo leí el de ICQ Xd muh weno.

Saludos!!!

Daniel de Witt dijo...

Como simpre, lo tuyo se resume en dos palabra: "es traordinario".
Pasate por mi blog que hay novedades.
Saludos.