31.12.07

Track 48: Backstreet's back, alright!!!

Uno cuando pendejo es iluso. O huevón. Como sea. El asunto es que uno puede llegar a creer las cosas más increibles. Como lo que les voy a relatar hoy. Uno de los episodios más notables de mi ingenua pubertad.
Tenía 12 años. En ese entonces no había ponceo, ni reggaeton, ni pokemones, ni pelo lais. Lo que había era un montón de grupos que se conformaban por cinco integrantes, cada uno abarcando un público objetivo distinto: el rubiecito bueno con cara de ángel al que todas las niñas amaban, el piola que era bacan y adorado por PIOLA, el rapero (no sé qué chucha hacía un proyecto de rapero metido ahí, pero SIEMPRE había uno), el galán de gusto de la muchachada más crecidita, y el infaltable latino, quien, cosa curiosa, siempre era el más gordito, feo, el que menos cantaba y el que tenía menos éxito con las minas (los caminos del Imperio son misteriosos...).
La cosa es que dentro de esa fauna de quintetos de muchachos al servicio de la industria discográfica, había uno que yo adoraba: los Backstreet Boys. Y si hoy en día las pendejas paran el culo libidinosamente al ritmo de Daddy Yankee, de Hector El Father (qué nombre omnipotente), de Don Omar o de Tito el Bambino, esperando que caiga algún especimen del sexo opuesto para ir a poncear de lo lindo, el fanatismo de aquel entonces por los Backstreet Boys, por las Spice Girls, por los Five (qué nombre original), los N'Sync y tanta huevada junta que salió, se limitaba a una admiración infantil. A encontrar 'lindos' a los Brian, a los Nick, a los Kevin y a 'querer ser' como la Mel C, la Geri, la Victoria, etc. No había una cosa libidinosa y sexual implicada en ello. O tal vez yo era la única huevona que así lo creía.


Esos cinco tipos se transformaron en mi vida. Compraba TODO lo que tuviera relación con ellos que podía salir en el mercado:

- Audio: recuerdo que lo primer que me compré fue un cassette. UN CASSETTE de los Backstreet Boys. El primero. Tiempo después, vinieron los CD's. Todos. Y no sólo tenía los LP originales, sino que me di la paja de conseguir también varios CD single, cuyo aporte, como buen CD single, era prácticamente nulo, pero el sólo hecho de tenerlos era maravilloso.

- Video: en mis años mozos no existía YouTube. No existía Torrent o Emule. No había grabador de DVD. No, hueón: había VHS. V-H-S. Ese de los cassettes negros grandes, que comprabas en alguna tienda cercana y con el que grababas directamente de la tele. Y para evitar que te los regrabaran, le cortabai la patita, igual que a los cassettes de audio. Total, si algún día te aburrias de lo que habías grabado, era cosa de aplicar su poco de scotch y ¡listo! Le restaurabas el hímen a la cinta. Volvía a ser virgen. Y podías grabar lo que quisieras. Lo malo es que yo no tenía TV cable (sí, porque era con cables, no como ahora que es TV satelital), así que me limitaba a grabar las escasas apariciones de los Backstreet Boys (BSB de ahora en adelante, para evitar la fatiga, como decía 'Juanito el cartero' (sic)) en mis canales amigos. Lo que recuerdo con más cariño fue cuando los BSB vinieron al Festival de Viña; fue el peak de mi fanatismo. Hasta a Julito Videla lo grabé hablando de ellos en el 'Acompáñeme', con Los Cariñositos y weá (qué tiempos gloriosos).


- Revistas: españolas, sobre todo... logré juntar un lote bien grande de revistas españolas Bravo, el 99% de ellas con portadas de los Backstreet Boys, y no porque seleccionara aquellas donde venían en portada, sino que, impresionantemente, en prácticamente todas ellas venían en portada principal. Y eso que las junté casi dos años. Siempre había alguna nueva estupidez sobre la cual hablar. Y daba lo mismo que llegaran a mi quiosco amigo con meses de retraso... siempre era bonito e importante atesorar alguna imagen o palabra dicha respecto a ellos o por ellos.

- Posters: con tanta revista, junté tanto poster (recuerdo que en la Bravo una vez salió uno a tamaño natural de uno de los tipos, ¿para qué? ¿Para imaginar hasta dónde les llegabas? ¿Para babosear el papel en la muralla besuqueando imaginariamente al idolors? Quién sabe...) que logré empapelar mi pieza con ellos. Logré llenar de extremo a extremo, de punta a cabo, sin espacios intermedios, una muralla completa, y aparte, poner uno que otro en las paredes restantes.

- Autoadhesivos, fotos y postales: recuerdo que tenía una caja de zapatos LLENA de todas esas pequeñas cositas que venían de souvenirs en las revistas. Y claro, los autoadhesivos nunca los pegaba, se guardaban junto al resto de las cosas.

- Álbumes de laminitas: salieron dos álbumes de los BSB. Recuerdo que uno era azul y el otro naranjo. Y yo, cada vez que tenía una moneda, partía a mi quiosco amigo a comprar un sobrecito de laminitas para irlos completando. El primero casi lo completé. Me faltó una puta lámina que nunca pude encontrar, por más que comprara y comprara sobres. Hasta que lo dejaron de vender. Con el segundo tuve peor suerte y menos ganas, así que debe haber quedado completado en 3/4 partes al menos. Y ahí las láminas eran más bacanes porque eran metalizadas y holográficas y se veían pulentas y weá. Las que sobraban también las metía en la caja de zapatos.

Y resulta que en una de las tantas revistas TV-Grama que compré (cuando aún venía en formato chico), al final (si alguno las cacha, sabrá de lo que estoy hablando), en la sección donde venían las cartas al director, las direcciones de los "famosos" (hasta de Hollywood... no sé qué pelotas le habrá escrito a alguna celebridad sacando de ahí sus datos, pero bueh...) y de fans club chilensis de tus artistas favoritors, justo una vez venía la dirección de un fans club de los BSB que era de mi pueblo, Talagante (una cagá chica y alejada de la civilización, para aquel que no la conozca). Y yo encontraba tan choriflái que cerca de mi hogar hubiese una cofradía de hueonas histéricas por estos tipejos, que se me ocurrió la genial idea de contactarlas.
Como buena niña que era (y sigo siendo, aunque osen ponerlo en duda), le pregunté a mi mamá si me daba permiso para juntarme con las niñas (que, cosa curiosa, hacían las reuniones en la misma plaza por la cual yo transitaba todos los días, debido a que mi mamá trabajaba ahí cerca y además vivían mi tía y mis primos). Y como mi madre no le vió nada malo al asunto, me dijo que fuera. Y yo sentí cositas en la guata de puro nervio, pero mi mamá me dijo que fuera y lo pasara bien.
Al principio no cachabá ná, pero después distinguí que había cinco chicas que eran como el olimpo del fans club. Sobre todo una, la presidenta. Todas piola físicamente, gorditas, alguna morenita, nada fuera de lo común. Y las reuniones ya no se hacían en la plaza, sino que las corrieron a la casa de la presidenta. Pasado el tiempo, me fui ganando la simpatía de las cabras, así que nos juntábamos a ver videos, a conversar sobre ellos (porque SIEMPRE había que comentar), a escuchar su música, en fin, todas esas estupideces que uno hace en un fans club.
Tal fue el grado de cercanía que logré con ellas (sobre todo con la presidenta), que un día en su casa, y en un acto de confesión increible, me contó que ellas tenían facultades asombrosas y se conectaban TELEPÁTICAMENTE con los hueones, y que eran las pololas (ahí me dijeron cuál correspondía a cual, y, cosa curiosa, a la presidenta le correspondía Nick, el rubiecito de ojos azules más cotizado). Y ellas estaban SIEMPRE conectadas con los tipos mentalmente. Yo, que me mostré levemente incrédula al principio (siendo que ahora me cagaría de risa de las hueonas en su cara por locas), le dije a la Paulina (la presidenta) que me dijera qué estaba haciendo Nick en ese instante, y ella, en un acto esotérico maravilloso, cerro sus ojos, levantó levemente su cabeza, frunció el entrecejo y, después de un rato, me dijo "no, no puedo hacer conexión ahora" (porque se suponía que estaban conectados como por un internet mental, ¿cashai? Y de repente los tipos querían conectarse y ellas tenían visiones... y si ellas querían conectarse, lo mismo). Y yo me sentí un poco decepcionada. "Sigamos conversando, de repente vamos a hacer conexión" me dijo la Paulina. Y de repente, en un acto hermoso, nuestra conversación se ve interrumpida por Nick, quien, directamente desde Estados Unidos, estaba contactándose mentalmente con su polola chilena, presidenta del fans club de BSB en Talagante, una hueá terrible cosmopolita y sofisticada. Y Paulina me dijo que YO LE CAÍA BIEN A NICK. Qué hueá más prodigiosa. Le caía bien al ídolo juvenil del momento.
Para completar la revelación, me dijeron que no todas podían hacer contacto, sino sólo dos de ellas (la presidenta y otra fulanita que no recuerdo).
Recuerdo haberme ido ese día a mi hogar en estado de shock. Los días siguientes fueron el descubrir de todo un mundo fascinante, dentro del cual lo más maravilloso era que ellos vendrían a buscarlas. Es más: que Nick había soñado con Paulina antes de conocerla, y que incluso la había pintado en un retrato para sentirla más cerca. Patrañas como aquellas fueron las que creí por mucho tiempo, yo sin dudar ni por un segundo de la veracidad de los hechos.
Tan convencida estaba, que le hablé a una compañera del colegio del fans club para que fuera (porque ella también era fanática de los BSB) y, pasado el tiempo, a ella también le fue revelado el secreto, nada más y nada menos que POR MÍ (una experiencia vicaria). Aún recuerdo la cara de impresión de ella, quien, igual de huevona que yo, no dudó de la veracidad del asunto, por lo que pasamos a ser cómplices de un secreto revelado sólo a un grupo selecto.
Pasaron los días, las semanas, los meses, y me fui alejando progresivamente de ellas. Empecé a escuchar otra música, y las empecé a encontrar un poco tontas, no obstante seguía creyendo en la revelación.
Ahora, pasados los años, no puedo dejar de reirme cuando lo recuerdo (como ahora), y de verdad no encuentro más explicación para tanta credulidad que una ingenuidad enorme (ya, dígame huevona, si quiere).

¿Seguirán todavía en eso o habrán asumido la triste realidad?
¿Seguirán esperando que las vengan a buscar?
Quién sabe... nunca más supe de ellas.

Although loneliness has always been a friend of mine
I'm leavin' my life in your hands
People say I'm crazy and that I am blind
Risking it all in a glance
And how you got me blind is still a mystery
I can't get you out of my head
Don't care what is written in your history
As long as you're here with me

I don't care who you are
Where you're from
What you did
As long as you love me
Who you are
Where you're from
Don't care what you did
As long as you love me

Every little thing that you have said and done
Feels like it's deep within me
Doesn't really matter if you're on the run
It seems like we're meant to be

I don't care who you are (who you are)
Where you're from (where you're from)
What you did
As long as you love me (I don't know)
Who you are (who you are)
Where you're from (where you're from)
Don't care what you did
As long as you love me (yeah)

I've tried to hide it so that no one knows
But I guess it shows
When you look into my eyes
What you did and where you're comin from
I don't care, as long as you love me, baby








As Long As You Love Me
Backstreet Boys

Backstreet's Back (1997)
Sony BMG

P.S.: terminar en un carrete ocho años después que se te quite el fanatismo a las 3 de la mañana cantando música de estos huevones mientras se te apaga la tele... NO TIENE PRECIO.

P.S.2: ya que este es el último post del año, aprovecho de darle las gracias a todos los que postearon anónima o conocidamente, a todos aquellos que criticaron o alabaron mis escritos, a los fachos que amenazaron alguna vez con hackear este humilde espacio -no saben lo urgida que estuve, oh mai godsh- a los visitantes de paso y, sobre todo, a los posteadores fieles. Parece discurso de graduación de cuarto medio esta hueá, pero es lo que me le ocurre decirles.
Feliz 2008 para todos!!! ^^

6 comentarios:

DenisDanis dijo...

Excelente!

Creo que mas bien a los VHS le ponías un cinturón de castidad, porque si somos objetivos, la virginidad la perdían en el momento en que eran insertadas en nuestras videocaseteras y luego nosotros asegurábamos de manera física (casi castrando)una fidelidad absoluta...cuando quiera, te voy a volver a grabar...jajajaa.

Muchas gracias por compartir esta experiencia tan incocente provocada por unos cuantos jóvenes con deseo de cantar y ... etc. Impactante lo de la siquica, eso de pololear por la mente debe de ser cool, imaginate ahora, digamos que tiene un novio real y le dice ¡no me llames, ni me mandes un sms, nos conectamos a las 9, solo piensa en mi, ajajajajajaja.

feliz año

Serguei dijo...

Feliz 2008

Vaya que estabas un poquito pérdida jajaja... pero así son los años adolescentes. A mi también me gustaría saber que fue de esas chavas, porque el problema verdadero es cuando chicas como ellas se quedan así aún en sus 20s... pero ya ud está del otro lado!

Un abrazo

Maynard dijo...

WUAJAJAJAJJAJA

puta que me reí con tu relato... es que a los de la generación de los VHS y del "Acompañeme" nos da mucha gracia acordarnos de tales weas, tan distintas de la actual era digital-pokemon.

Me acuerdo que cuando pendejo a mi me gustaba AQUA!! esa wea si que era basura... pero bueno, en esos tiempos todo era mas inocente (o éramos más hueones, da igual).

Notable lo del pololeo psiquico... ni un numerólogo-mentalista la hace. Aunque quizás en verdad tu antiguo team de amigas se hayan ido con sus pololos primermundistas...

total ya nadie sabe de esos weas y del fan club tampoco.

Saludos
feliz 2008

PAZ TRAVERSO dijo...

Me cague de la risa con lo del himen del VHS Y PUCHAS que me siento viejuja si yo era de la epoca de los new kids y casi de los Jackson Five !!!!!
Cariños y un espectacular 2008!!!

Pablo Trujillo Novoa dijo...

mija
hasta ke edad creiste en el viejo pascuero???
telepatia y weas raras....

en fin.. un abrazo desde el viejo continente

Mi Blog

Maynard dijo...

Te ganaste un premio lokilla...

pégate una pasadita por el blog (si aun existes) y retira tu premio.