30.4.06

Track 21: ¡¡¡Cómprate una vida!!!

Me llama la atención la cantidad de cosas weonas que se le ocurre a la gente. Más específicamente, la cantidad de cosas weonas que se le ocurren a los japoneses.
Después de ver numerosos reportajes comentando sus costumbres cada vez más extrañas, me queda una duda: ¿serán más adelantados que nosotros o estarán viviendo una involución? Tal vez vean el mundo de forma distinta a través de sus ojos rasgados. Pero si fuera por eso, los altiplánicos también deberían ser potencia mundial o crear weás chacales. Así que la suposición se va a la mierda.
Todos nos sentimos solos, tarde o temprano. Lo curioso es que los japoneses no se quedan con la depresión solamente. ¡No señor!, sino que se les ocurrió, ni más ni menos, que crear una almohada con forma humana. En la foto podemos apreciar a una satisfecha nipona durmiendo raja con esa almohada con forma de hombre.
En realidad, uno podría pensar "¡puta weón, qué ingenioso!" Pero a mí, por lo menos, me provoca entre risa, por lo extraño de la situación, y pena, porque ¡puta la weá indigna!... Por último, tenís que estar sola de manera digna, pero no con la falsa ilusión de que tenís al lado a un pierno peludo haciéndote nanai.

Aunque, pensándolo bien, tener una almohada con forma de hombre no es menos indigno que tener una de las -ya tan conocidas en Chile- muñecas de plástico.
Ahora, si se fijan bien,
cada adminículo suple necesidades distintas: en las mujeres, la almohada con forma de hombre apunta a suplir la necesidad de cariño, de tener a alguien que te abrace o acoja luego de un extenuante día laboral; la muñeca plástica va, derechamente, a suplir la falta de sexo con gente de carne y hueso en los hombres. Un buen ejemplo de las diferencias en las necesidades, prioridades y forma de pensar y sentir entre ambos sexos. Lo cual, evidentemente, se agradece. De sentir y ser todos iguales, ¡puta madre, daría lo mismo andar con una mina! Y no, sería fomeque, la verdad.
Siguiendo con el tema de los japoneses cagados del mate, lo otro que me llama poderosamente la atención es la organización de suicidios colectivos. De hecho, leía por ahí que internet se ha transformado en una poderosa herramienta para la organización y ejecución del suicidio en sí. Mensajes del tipo "he perdido las ganas de vivir, ¿alguien se quiere suicidar conmigo? Contácteme" se leen en muchas páginas a diario.
En nuestra mentalidad occidental, realmente parece insólito. Inclusive, puede parecer gracioso o tragicómico. Pero la verdad es que ese tipo de hechos, como decía sobre lo de las almohadas, me da pena. Demuestran lo cada vez más sola que se siente esta gente. Tanto, como para querer contactar extraños y, así, agarrar fuerza suficiente para poder suicidarse.
Ahora, lo que realmente me pareció el colmo, fue cuando supe de la existencia en Japón de la única empresa a nivel mundial que se dedica a arrendar familias.
Sí, tal cual. Una empresa japonesa, llevada por estudios de mercado, se dio cuenta que en Japón la soledad es un mal endémico tal, que había gente dispuesta a pagarle a actores para que se hicieran pasar por la propia familia del cliente.
Así es. Preparan a actores especialmente para que les paguen para hacerse pasar por hijos, nietos, amigos, maridos, esposas, etc. Inclusive, y si el bolsillo así lo dispone -ya que, como imaginarán, esta wevada no sale ná dos pesos- puedes contratar a una familia completa. En suma, si aquí en occidente un insulto puede ser "¡¡cómprate una vida!!", los japoneses son más vivos y las vidas ya las están vendiendo.

No sé si seré muy troglodita, tradicionalista, tercermundista, o la weá que sea. Lo que es a mí, me parecen insólitas ese tipo de prácticas.
Por lo menos, me queda un consuelo: cuando efectivamente quiera comprarme una vida, ya sabré donde dirigirme. Aunque lo penca será que me tocará una familia oriental. Mejor así, en realidad. Me da estilo. Seré una persona cosmopolita.
Tendré padre y madre nipones. Tendré hijos japoneses.
Aunque, pensándolo bien, los hombres japoneses (orientales en general) son lo menos atractivo que hay. Prefiero quedarme sola, admirando a la distancia la belleza o fealdad masculina chilena, que irme a ver puros tipos con los ojos rasgados e ictericia permanente en el cuerpo.

Además, dicen que la tienen chica.

¡Viva mi vida de mierda, pero chilena!


"....we came in?"

So ya
Thought ya
Might like to go to the show.
To feel the warm thrill of confusion
That space cadet glow.
Tell me is something eluding you, sunshine?
Is this not what you expected to see?
If you wanna find out what's behind these cold eyes
You'll just have to claw your way through this disguise.

"Lights! Turn on the sound effects! Action!"
"Drop it, drop it on 'em! Drop it on them!!!!!






In The Flesh?
Pink Floyd
The Wall
Harvest Records (1979)

2 comentarios:

Anarko-Kapitalista dijo...

Jajajaja... y por qué te conformas con mirar a la distancia? Practicas la abstinencia?

Bueno, yo también... u_u

Los japoneses están cagados. No van a parar hasta crear el chip que le dé alma a sus robots.

Has leído sobre los hikikomoris? Son esos adolescentes que se encierran en un lugar de su casa durante años, sin salir al mundo exterior. Si escogieron la cocina para encerrarse, cagaron todos, tienen que hacer una cocina en otro lado. Play Station y galletas de soda hasta que salgan... xD

En fin... bienvenida de vueta a la blogósfera.

Maynard dijo...

Los japoneses estan re locos, quizas tanto ataque de godzilla les afecta la psiquis.. quizas los pokemones, o tal vez el simple hacinamiento (Con tanto weon caminando en la calle no era de extrañar q tubieran q aprender a volar y a tirar poderes.. ¿o sino como se hacen paso por la multitud?
Lo de comprarse una vida.. fuerte, comensare a juntar los pesos, kiero a una esposa bien rica, porque quizas a ti no te gusten los nipones.. pero a mi las niponas puta q me gustan. Lastima q aki no hay muchas, pero aun asi ni cagando me abtengo!! Total es mejor una chilenita q no te cobre.

*Notable el comentario de la almohada..

Saludos